Archive

Posts Tagged ‘iUnika’

Un ordenador para cada alumno, un titular para Zapatero

14 mayo 2009 5 comentarios

Ayer se confirmaba la noticia, el Gobierno anuncia que todos los alumnos poseerán un ordenador portátil a partir de 2010. Éste les será entregado en quinto curso de primaria y les acompañará hasta que finalicen la escuela secundaria. La medida lucirá la denominación “Escuela 2.0“, un nombre a todas luces populista de parte de una clase política que desconoce casi por completo la naturaleza de la Web 2.0. Y es que, como ya dijo Dolors Reig en El Caparazón: “Zapatero no está en Internet“.

Muchos se precupan por el coste económico de la medida y por si ocasionará recortes en otras áreas de la enseñanza. De ser esto último las consecuencias podrían ser perjudiciales para nuestro maltrecho sistema de enseñanza si este paso en la informatización de las aulas no se aprovecha con un buen plantemiento. Personalmente creo que para el próximo septiembre es imposible plantear correctamente un nuevo escenario para la enseñanza y llevarlo a cabo; pero empecemos por estudiar el tema del hardware y el software del portátil.

En mi opinión, el equipo que se les dé a los alumnos no deberá tener grandes especificaciones técnicas, ya que no es necesario mucho proceso para poder disfrutar de una buena experiencia de aprendizaje, ni un tamaño superior a las 13 pulgadas, lo que favorecería la movilidad. De ser así el coste del equipo podría mantenerse entre unos márgenes razonables, aunque en contra de esta reflexión juegan el desconocimiento de los responsables, el interés privado de los consejeros junto a sus posibles relaciones con empresas del sector y los altos requerimientos técnicos que exigen las últimas versiones de Windows, si éste es finalmente elegido como sistema operativo.

El software es y será el gran protagonista de la polémica. Su influencia en el precio final por equipo es muy importante. Sin entrar en cifras, el coste de, en principio, medio millón de licencias de Windows sumado probablemente a otras tantas de su paquete ofimático Office y el resto de programas siempre será muy superior a cero euros, es decir, al medio millón de sistemas gratuitos basados en Linux y todos los programas libres (y por tanto gratuitos) que se crean necesarios. Las Comunidades Autónomas serán las encargadas de decidir el software preintalado en los ordenadores, las propuestas seguro que serán de lo más dispares.

Por último, sería de ilusos pensar las editoriales dejarán escapar el filón que les supone los ingresos anuales por libros de texto. Éstos puede que sean sustituidos por digitalizaciones o, como me dice mi yo más pesimista, sean rediseñados para complementar lo estudiado en el ordenador (una parte teórica en papel y otra parte “interactiva”). En el caso de que la venta de libros disminuya, la industría quizá convenza al Gobierno para nutrirse de los impuestos de los contribuyentes, puede que con un impuesto de material digital por hijo, ¿por qué no?. De lo que estoy seguro es que la digitalización no supondrá modernización en la enseñanza sino un simple cambio de soporte, por un lado porque los proveedores (las editoriales) no sabén plantear otros métodos y, por otro, porque supondría tener que reeducar radicálmente a los profesionales de la enseñanza.

Mi propuesta para el Gobierno pasaría por los siguientes puntos:

  • Diseñar un ordenador específico para la enseñanza o aprovechar la propuesta presentada por la empresa española iUnika (ordenador mini-pc portátil, ultraligero -700 gr.-, con un sistema operativo completamente libre -GNU/Linux- con miles de programas de Software Libre, biodegradable y con la posibilidad de funcionar con energía solar. Su coste: entre los 130 y los 180 euros), potenciando así este mercado en nuestro país y el abaratamiento de los costes. Además, instruir a los futuros usuarios en el uso de software libre, supondría la medida más útil del Gobierno para luchar contra la piratería, al menos la de programas informáticos (o ¿es que sólo interesa reducir la que afecta a la SGAE y la industria cinematográfica?).
  • Replantear el modelo de educación con consejeros con experiencia en el terreno de la enseñanza y las nuevas tecnologías y desligados de empresas proveedoras de hardware, software o servicios. Por supuesto que entre ellos deberían incluirse algunos edupunks. El nuevo modelo debería hacer partícipe al alumno, fomentar su creatividad, su inquietud, su responsabilidad y su independencia en el aprendizaje, aceptar la crítica y el debate y, por supuesto, ayudar al alumno a utilizar la red como recurso, enseñándole a filtrar la información relevante entre la marea de datos que puede obtener.
  • Obligar al mundo editorial a generar unos contenidos que formen el tronco de las materias pero que puedan complementarse por contenidos de otras fuentes, con el fin de potenciar la inquietud del alumno por contrastar fuentes y que éste pueda obtener datos completos y, si se presta, actualizados. De ser así no vería mal que los libros de texto se sustituyeran a cambio de un impuesto, pues tampoco es plan buscar la ruina de los grupos editoriales, suficiente tienen ya con el declive de sus diarios.
  • Un profundo proceso de reeducación del profesorado tanto en el ámbito tecnológico como en el de la enseñanza, aprovechando lo primero para hacerla más participativa y más social.

Ésta sería mi humilde propuesta. Mejorable en muchos aspectos, pero sin duda con mayores beneficios a corto y largo plazo que lo propuesto por el Gobierno: una medida cara e inéficaz que sólo busca un titular que contenga el término “2.0”.

Categorías:Tecnología Etiquetas: , ,